miércoles, 13 de marzo de 2013

El espíritu indomable


Dice un precepto (o principio) del Taekwondo que cada deportista debe tener un Espíritu Indomable: esa fuerza "extra" que te ayuda a enfrentar las adversidades sin importar lo que sea, con tal de lograr tu objetivo; a un espíritu indomable no le importa qué cosas ocurran, pues su foco siempre está en el objetivo final.

Tuve la oportunidad de demostrarme a mí mismo qué tan indomable era mi espíritu, mis ganas, mis ideales para alcanzar un sueño. Este Sábado 9 de Marzo (2013) de manera sorpresiva me agarró una gripe muy fuerte, que se acompañó de fiebre y en general un malestar de desaliento que me hacía dificultoso estar de pie; eso hubiera sido una gripe más de las muchas que he tenido y tendré, si al día siguiente no hubiera tenido que ir a una competencia en Sabaneta (Antioquia - Colombia).

Por mi cabeza pasaron muchos pensamientos: "No podré competir", "No debo ir", "Es un suicidio"... pero al final mis ganas de competir fueron más fuertes que mis temores, ¡era un reto!
El día de la competencia me levanté peor, y estaba también un poco temeroso por lo que se avecinaba. Mi esposa me mantuvo "vivo" con algunas pastillas y yo también me mojaba el cabello para despertarme un poco.
Hay algo que yo tenía muy claro: Iba a darlo todo de mí, pero quien iba a competir era el 50% de Yeiner, pues la otra mitad estaba dormida y adolorida.

Empezó mi participación e inmediatamente empecé a sentir cómo me faltaba el aire y cómo ante cualquier movimiento sencillo (Como subir el pie) me agotaba, pero nada me podía detener.... seguí compitiendo y demostrando mi perseverancia y espíritu indomable.

Como era de esperarse, me ganaron mis molestias y al final perdí el combate; pero todos (Mi entrenador, mis compañeros y yo) quedamos con una gran satisfacción, principalmente yo por haberme demostrado que nada me detiene, y que las ganas pueden más que cualquier adversidad.

Ya para teminar, quiero compartir con ustedes el video de mi combate, donde se me ve notablemente afectado y sin fuerzas para atacar y/o contraatacar. Yo soy el del protector Azul. Los gritos de fondo son de mi esposa, hija y compañeros dándome alientos :D. (El camarógrafo estaba nervioso, así que discúlpenlo ;))


Ahora a prepararme para la próxima competencia y esperando no estar enfermo para cuando llegue el momento ;)

Publicar un comentario en la entrada